5/11/11

Pan de muerto...

Ok, ok......es un poco tarde para compartirles esta receta......pero no pude postearla antes ya que, como se imaginaran, me la pase haciendo este pan para las fechas pasadas. De todas maneras, anotense la receta para que no les falte el próximo año, es una riquísima tradición que no puede faltar en ningún lugar! Un poco de historia.......El pan de muerto es una tradición 100% mexicana, se prepara en la primer semana del mes de Noviembre ya que los días 1 y 2 se celebra el "Día de Muertos", un día es para celebrar a los niños y el otro a los adultos que ya han dejado ésta vida. Hay muchísimas variedades de pan (la que les presento hoy es la más común), hay con ajonjolí, con azúcar de colores, con pasta para conchas, rellenos, con azahar, con figuras diferentes, con pan de yema o de bolillo, etc. Cada tipo de pan es de un lugar específico del país, ya sea del sur (donde más se celebra el día de muertos), del centro o del norte. Ahora, este pan se utiliza para montar las ofrendas en los hogares de las familias mexicanas. En el altar se coloca papel picado, velas o cirios, fotografías, cartas, pan de muerto, agua, alimentos que le gustaban al difunto y objetos que lo hayan caracterizado. El día de la celebración se encienden las velas o cirios para alumbrar el camino del espíritu de la persona hasta la ofrenda en la casa y así pueda disfrutar de la comida que ahí le espera. Es una tradición hermosa que vale la pena seguir conservando, les ánimo a que prueben este riquísimo pan y que lo hagan en familia, es mucho más divertido así, sobre todo para los pequeños. Ahora si...vamos con la receta! Ingredientes: Para el polish o masa madre:
  • 300 gr. de harina.
  • 270 ml. de agua fría.
  • 7 gr. de levadura seca.

Para la masa:

  • 1 kg. de harina.
  • 220 gr. de azúcar.
  • 50 gr. de leche en polvo.
  • 5 gr. de sal.
  • La ralladura de un limón.
  • La ralladura de una naranja.
  • 10 ml. esencia de azahar.
  • 5 ml. esencia de naranja.
  • 6 huevos medianos (no deben estar fríos).
  • 100 ml. de leche (a temperatura ambiente).
  • 20 gr. de levadura en polvo.
  • 140 gr. de mantequilla.
  • 140. gr. de margarina (si no tienes margarina puedes usar mantequilla).
  • Aceite de maíz * (para amasar)

Decoración:

  • 200 gr. de mantequilla fundida (clarificada).
  • 200 gr. de azúcar refinada.

Proceso:

  1. Al menos 10 horas antes de comenzar con la preparación del pan prepara el polish mezclando todos los ingredientes muy bien. Tapa perfectamente y mete al refrigerador hasta el momento de usar.
  2. Cierne el harina, la leche en polvo y la sal. Forma una fuente en la mesa.
  3. En un recipiente aparte mezcla la levadura, una cda. de azúcar, una cda. de harina y 2 cdas. de agua tibia. Deja reposar por 10 minutos.
  4. En un tazón aparte bate los huevos, el azúcar, la leche, las esencias, las ralladuras y la levadura ya fermentada (debe estar espumosa y con el doble de volumen). Vacía en la fuente y encima coloca la mantequilla y margarina a punto de pomada (en cubitos pequeños).
  5. Empieza a mezclar todo lo del centro y poco a poco empieza a "jalar" harina de las paredes internas de la fuente. NO ROMPAS LA FUENTE hasta que la mezcla del centro esté bastante espesa, de otra manera se te derramará todo y se hará un batidillo en la mesa. Para mezclar puedes ayudarte de una raspa de metal o de plástico.
  6. Cuando todo esté bien integrado agrega el polish (frio). Asegúrate de que esté bien fermentado y con bastantes burbujas de aire.
  7. Amasa hasta que las dos masas estén bien integradas. Si está muy pegajosa ponte aceite de maíz en las manos y unta una poca en la mesa y en la masa. Sigue amasando hasta que tenga consistencia y no esté pegajosa. Una prueba que puedes hacer para ver si está lista es: formar un bollo con una mano y cortarlo a la mitad, si el corte se sostiene y puedes ver el borde, quiere decir que no debes amasar más.
  8. Aparta 600 gr. de masa, estírala en un plato amplio, cúbrela con papel plástico y refrigera. El resto de la masa colócala en un tazón con aceite, cubre con un trapo húmedo y deja reposar en un lugar tibio por 2 horas o hasta que doble su volumen.
  9. Una vez que haya crecido la masa corta porciones de 70 gr. y, con tu mano en forma de cuchara, bolea las porciones hasta que tengan una forma esférica. Coloca sobre una charola engrasada (con manteca vegetal si es posible) y enharinada. Deja suficiente espacio para que crezcan. Cúbrelos con un trapo húmedo y cada 20 mins. rocía con agua.
  10. Mientras crecen forma los huesitos (9-10 gr.) y bolitas (5 gr.) para los panes, con la masa que apartaste y pusiste en el refrigerador. Recuerda que cada pan lleva dos huesitos y una bolita. Para formar los huesitos primero forma una tira y después aplasta con tus 3 dedos medios. Precalienta el horno a 180°C.
  11. Una vez que los bollos hayan doblado su volumen rocía con agua y adhiere los dos huesitos en forma de cruz, después rocia un poco más con agua y pega la bolita.
  12. Hornea por 20 mins. o hasta que se vean dorados. Saca del horno, deja enfriar 5 minutos. Con una brocha de cocina barniza con la mantequilla clarificada y espolvorea abundante azúcar refinado para cubrirlo todo.

A disfrutar de este delicioso pan con una buena taza de chocolate caliente! Orgullosamente una tradición Mexicana!! :D

2 comentarios:

  1. Pues yo diría que este pan resucitaría a un muerto. Qué bueno tenía que estar me recuerda en los ingredientes al roscón de reyes. Muy bueno. Un beso
    Isabel

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario!! Si, se parece un poco a la rosca de Reyes...y definitivamente vale la pena probarlo :)
    Saludos!

    ResponderEliminar