24/5/16

Elecciones y actitud

¿Cuántas veces al día elegimos?

Nunca las he contado, pero estoy segura que son muchas veces.

Si naciéramos con cierta predeterminación todo sería muy aburrido, no tendríamos mucho que decidir a lo largo de nuestra existencia. Nacimos buenos, nacimos malos, nacimos felices, nacimos tristes, nacimos así como somos.

¡Que alivio que no es así! Todos tenemos la capacidad de elegir. Podemos decidir ser así o no, o hacer algo o no (Ojo, ser y hacer son muy distintos). Ninguno de nosotros podemos darnos el lujo de argumentar diciendo "así soy yo", una mejor frase sería "así decido ser yo". Con esa elección vienen consecuencias. Esas no podemos elegirlas, aunque queramos.

Ya que ese punto quedó aclarado... Hagamos elecciones y asumamos consecuencias. Entendamos que todos decidimos diferente. Para mi, mis decisiones tienen sentido, para otros no. Solo queda aceptar, respetar y seguir con nuestras propias vidas. No podemos esperar que nadie más se dirija como nosotros lo haríamos. Nadie es nosotros. Nadie. 

11/5/16

Tiempos y porciones

¿Alguna vez han sentido que el día se les escurre entre las manos?

Amanece y hay en mi cabeza una lista enorme de cosas por hacer. Comenzamos con nuestras actividades familiares y cuando menos me doy cuenta el sol ya está sobre mi cabeza y yo sintiéndome como que he hecho apenas dos de incontables cosas.

Por ejemplo, el día de hoy aproveché la mañana para preparar la comida del día de mañana, luego de un pequeño descanso (por el embarazo) salí a comprar frutas y verduras frescas. Últimamente he aprendido mucho sobre cómo conservar comida, ya sea congelada o envasada. Es mi nueva pasión. Horas picando fruta, blanqueando verduras, porcionando y congelando. Todo vale la pena por el bienestar de mi familia y de nuestro bolsillo.Los disfruto mucho, a pesar de lo que muchos puedan decir.

Esa es una de las cosas que están en mi interminable lista de cosas por hacer. Aunque hay mucho más, procuro tomar algunos minutos para relajar mi cuerpo y mi mente. Y ¿por qué no? un bocadillo.

Ya que lo que trato es de ser lo más saludable posible (aunque con el embarazo y sus respectivos antojos el esfuerzo se torna difícil en ocasiones) he buscado algunas opciones de snacks nutritivos. Esta es una de mis favoritas hasta ahora. Fácil de hacer y con solo 2 ingredientes.

Ingredientes:
  • Granola o frutas frescas de tu elección
  • Yogurt natural o de tu sabor preferido
Procedimiento:
  1. Prepara una charola, ya sea con capacillos miniatura para muffin o con algunos recipientes pequeño de tu elección (incluso molde de paletas).
  2. Pon en el fondo una cucharada de granola o fruta.
  3. Pon encima de lo anterior una buena cucharada de yogurt, hasta el tope. 
  4. Lleva al congelador hasta que estén sólidos (2-3 hrs, dependiendo del tamaño)



Esto es todo! Nutritivo, muy fácil de hacer, muy bueno para el calor y muy útil para darnos y disfrutar esos 5 minutos de paz que todos necesitamos a mitad de nuestro ajetreado día.

6/5/16

Organizando una vida

Cuando todo está organizado me siento más en calma.

Dicen que el embarazo trae muchos síntomas, no solo físicos, sino emocionales y psicológicos también. Creo que es cierto.

Las últimas semanas me ha dado por organizar, limpiar y re-acomodar todo lo que veo. Hacerlo crea en mi un sentimiento de satisfacción y de que he 'completado' algo. Pero esto no para solamente en el clóset, estantes, cocina o demás artículos comunes de una casa. Esta manía ha alcanzado hasta la computadora y cientos de fotografías y archivos. De hecho, al estar escribiendo este post me distraje terminando de organizar algunos archivos...

A veces tendemos a almacenar cosas que jamás volvemos a ver o usar. Quizá sea algo natural en los seres humanos, nos da un sentido de quienes somos por lo que hemos hecho. Pero en ocasiones ¡si que es necesario deshacernos de unas cuantas cositas!

Al terminar de organizar y limpiar todo lo que quise tuve un buen sentimiento. Algo como un vacio, pero no del malo, sino del bueno. Siento que ahora hay más espacio en mi vida (metafóricamente hablando) para nuevas cosas, nuevas experiencias, nuevo aprendizaje...una nueva yo. Me siento más libre, más ligera y lista  para afrontar nuevas vivencias que me esperan a lado de mi familia.

Ahora el nuevo reto es mantener todo así...

Bastará con poner todo lo que tome nuevamente en el lugar donde estaba... y quizá dejar de guardar tantas imágenes y links de internet que no usaré en los próximos 6 meses. Mantener los archivos de la computadora organizados y evitar descargar cosas sin sentido. Suena como algo posible...

Después de todo parece ser que la re-organización de nuestro entorno tiene un efecto más allá de los gabinetes y cajones, un efecto que llega a lo más profundo de nuestra mente y nuestro ser.