6/5/16

Organizando una vida

Cuando todo está organizado me siento más en calma.

Dicen que el embarazo trae muchos síntomas, no solo físicos, sino emocionales y psicológicos también. Creo que es cierto.

Las últimas semanas me ha dado por organizar, limpiar y re-acomodar todo lo que veo. Hacerlo crea en mi un sentimiento de satisfacción y de que he 'completado' algo. Pero esto no para solamente en el clóset, estantes, cocina o demás artículos comunes de una casa. Esta manía ha alcanzado hasta la computadora y cientos de fotografías y archivos. De hecho, al estar escribiendo este post me distraje terminando de organizar algunos archivos...

A veces tendemos a almacenar cosas que jamás volvemos a ver o usar. Quizá sea algo natural en los seres humanos, nos da un sentido de quienes somos por lo que hemos hecho. Pero en ocasiones ¡si que es necesario deshacernos de unas cuantas cositas!

Al terminar de organizar y limpiar todo lo que quise tuve un buen sentimiento. Algo como un vacio, pero no del malo, sino del bueno. Siento que ahora hay más espacio en mi vida (metafóricamente hablando) para nuevas cosas, nuevas experiencias, nuevo aprendizaje...una nueva yo. Me siento más libre, más ligera y lista  para afrontar nuevas vivencias que me esperan a lado de mi familia.

Ahora el nuevo reto es mantener todo así...

Bastará con poner todo lo que tome nuevamente en el lugar donde estaba... y quizá dejar de guardar tantas imágenes y links de internet que no usaré en los próximos 6 meses. Mantener los archivos de la computadora organizados y evitar descargar cosas sin sentido. Suena como algo posible...

Después de todo parece ser que la re-organización de nuestro entorno tiene un efecto más allá de los gabinetes y cajones, un efecto que llega a lo más profundo de nuestra mente y nuestro ser.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario