10/1/17

Cansancio

Después de tener hijos el cansancio tiene un nuevo significado.

Alguna vez escuché a alguien decir "una mujer no sabe cuánta energía tiene hasta que se convierte en madre". Ahora lo entiendo.

Antes de casarme era una organizadora compulsiva muy entusiasta. Me apegaba a las reglas y planes más que cualquier persona y si algo se desviaba en lo más mínimo..era una causa de estrés total. Digamos que todo eso cambió gradualmente desde el momento que mi esposo y yo nos casamos. Convivir a diario con una persona diferente a mi me ayudo a ver nuevas perspectivas de las cosas.

El día que nuestro hijo nació eso cambió totalmente. Mi agenda estaba más abandonada que un edificio en obra negra.

Al principio fue un poco frustrante no desempeñar mis labores como habitualmente lo hacía, pero comencé a comprender que tenía cosas más importantes que atender ahora. Un bebito que ahora dependía de nosotros totalmente.

No ha pasado mucho tiempo desde que me convertí en madre, pero he aprendido muchísimas cosas...y me siento feliz con mi día a día. Claro, hay días difíciles, hay días aún más difíciles, pero todo vale la pena cuando veo a nuestro pequeño sonreír.

Antes, al final del día me sentía cansada por todas las cosas que había hecho. Peor aún, me sentía cansada por todo lo que aún tenía que hacer al día siguiente. Ahora, por las noches me siento cansada por las actividades que hice, pero ya no me siento presionada por el día siguiente. Sé que tendré que hacer varias cosas, pero la más importante es cuidar a nuestro pequeñito. Lo demás no puede robarme mas energía de la cuenta.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario