miércoles, 12 de julio de 2017

Los retos de ser un estudiante en línea

Muchas cosas en la sociedad evolucionan constantemente.

La tecnología es un área que día a día se desarrolla a pasos agigantados. El comportamiento humano tiene cada vez más campos de estudio, así como la medicina y sus descubrimientos. Los modelos de familia y crianza se han modificado con el paso de los años. Los cambios son algo normal en cualquier sociedad creciente. Pero, ¿Qué implican todos estos cambios?

Como seres humanos es normal resistirnos a los avances que nos requieren desarrollar nuevas habilidades o hacer cambios significativos en nuestro estilo de vida. Nos rehusamos a salir de nuestra zona de comodidad. Esto no aplica para el estudiante en línea.}

Ser un estudiante en línea requiere un compromiso constante con el aprendizaje y desarrollo personal. Desarrollo significa cambios y los cambios requieren adaptación.

En un sistema de enseñanza tradicional el maestro es la fuente de conocimiento dentro del aula y la ‘autoridad total’. Los alumnos, en su mayoría, esperan recibir todo el conocimiento por parte del docente; que a su vez les indica el qué, cómo, cuándo, dónde y con quién de todas sus actividades escolares. 

El aprendizaje virtual requiere que el estudiante sea su propio agente. El mismo dirige su ritmo de aprendizaje a la vez que cumple con los límites y requisitos de la institución que avala sus estudios.  En este caso, el maestro es solamente un guía y una fuente más de información. En esta era digital tenemos información al alcance de un clic. Se requiere buen juicio y prudencia para diferir entre las fuentes que otorgan información fidedigna y de aquellas que no tienen un respaldo certero.

Como estudiante en línea se debe desarrollar la comprensión de los medios escritos y audiovisuales que están a nuestro alcance, puesto que no habrá una persona inmediata a quien acudir en el momento de duda.

Todo lo anterior representan retos para cualquier persona que ha estudiado en el sistema tradicional. Pasar de un método a otro no es tarea sencilla, pero tampoco es imposible. La adaptación a este nuevo sistema requiere de un esfuerzo organizado. Un ejemplo es tener una agenda donde registremos los pendientes a realizar de acuerdo a nuestras prioridades de aprendizaje y responsabilidades externas al ambiente educativo (trabajo, familia, hogar, negocio, etc).


En conclusión, ser estudiante en línea no es ‘el camino fácil’, ni tampoco ‘la escuela de los mediocres’. Ser estudiante en línea significa ser una persona comprometida, consciente de sus flaquezas, pero dispuesto a adaptarse a una sociedad cambiante que requiere de profesionales proactivos y buscadores de saber, mediante su propio esfuerzo.


*Anexo la lectura marcada y comentada

https://drive.google.com/drive/folders/0B6CVQfBE2W6XMGNXN3ZYbkJpWkk


No hay comentarios.:

Publicar un comentario